CUANDO USAR UN DECANTADOR

CUANDO USAR UN DECANTADOR

No es necesario abrir una botella de 30 años, llena de sedimientos para usar y disfrutar de un decantador. Incluso si estás bebiendo un vino con 9 meses de crianza como el Prieto Pariente 2013, un decantador seguro que lo hace aún más atractivo y apetecible.

Hay dos propósitos principales para un decantador: retirar el sedimento del vino y airear el vino.
 
1. Para retirar el sedimento del vino

Según un vino envejece, si no ha sido filtrado o ha tenido sólo un filtrado muy suave para no dañar el vino, se puede formar un sedimento que se acumula en la parte inferior de la botella. Este sedimento no indica que el vino se haya estropeado o tenga mala calidad, al contrario, puede incluso ser signo de excelente calidad al no estar filtrado. El decantador permite eliminar este sedimento, para ello hay que servir lentamente el vino en el decantador, manteniendo así el sedimento en la botella.

¿Cómo se hace esto? En primer lugar, un día antes de beber un vino de una añada antigua o que lleva mucho tiempo almacenado en bodega, debe ponerlo en posición vertical (durante el almacenamiento debía estar tumbado). Se deja reposar así, en vertical, durante un día para que el sedimento pueda caer poco a poco al fondo de la botella. Al día siguiente abra la botella y sirva cuidadosamente y lentamente el vino en el decantador. Hacia el final, tendrá que mirar con cuidado y dejar de servir en cuanto vea que aparece sedimento. En algunos restaurantes los sommeliers usan una vela u otra luz debajo de la botella para ver mejor el sedimento, es un buen truco que también puede hacer en su casa.

2. Para airear el vino

Lo más probable es que tenga muchas más oportunidades de utilizar un decantador para este segundo propósito - airear un vino tanto si es joven como si no. A menudo nos encontramos con ganas de beber un vino de inmediato, incluso cuando es muy joven. Para ayudar a suavizarlo un poco, conviene dejar que el vino respire. Abrir la botella y dejarla tal cual para que se airee no suele ser suficiente ya que el diámetro del cuello de la botella no es lo suficientemente grande. Verter el vino en un decantador permite mucha más de la superficie de contacto entre el vino y el aire, lo que hace que un vino joven y "apretado" se abra. El aire ayuda a los aromas y sabores a abrirse lo que permite disfrutar más del vino. Esta es la manera de disfrutar de un joven de Rioja como El Niño, un Ribera del Duero como Valdubón Crianza o de cualquier otra zona para el caso.


Así que ¡coge el decantador de la estantería y úsalo! Mejorará tu experiencia de beber vino y además tendrá buen aspecto en la mesa.

También recuerda que un decantador bonito es un buen regalo para un amante del vino, ya sea para usarlo o para ponerlo en la estantería.

Publicado por 03/12/2015 por Jorge Mirat Home, Ideas para regalo, Consejos y Trucos, Formación del vino 0 3152

Deja un comentarioDeja una respuesta

Debe estar registrado para publicar un comentario.

Menú

Código QR

Vistos recientemente

-

¡Te enviamos un descuento de 10€* a tu email!

Comparar 0