Categorías

Productos recomendados de DAYENU

La visión de DAYENU de acercar y fomentar el uso del vino como especie en la celebración del Santo sacrificio eucarístico nace del CONCILIO VATICANO II que a través de la Constitución Sacrosanctum Concilium sobre la Sagrada Liturgia, permite y alienta (abre la puerta a) la comunión eucarística bajo ambas especies, según determinación de la Sede Apostólica, como forma de participación más perfecta en la santa misa: “La comunión expresa con mayor plenitud su forma de signo, cuando se hace bajo las dos especies. Pues resulta más evidente el signo del banquete eucarístico” (Misal Romano, 240)

Con la intención de buscar la excelencia en este producto “De Genimine Vitis” – a partir del fruto de la vid-, en cuanto a intensidad, dulzura, color y calidad, dos familias al servicio de la Iglesia, con más de 15 años de experiencia en desarrollo comercial, a nivel nacional e internacional, decidieron aunar sus esfuerzos para lograr este fin.

Del exhaustivo análisis y estudio de los productos ya existentes en el mercado, con la colaboración de un ilustre bodeguero autóctono, poseedor de una dilatada experiencia de más de 30 años en la elaboración de excelentes caldos, en Cómpeta -comarca de la Axarquía de MÁLAGA-, teniendo como base primordial la uva MOSCATEL y siguiendo el más puro proceso artesanal -desde el cuidadoso mimo de los escarpados viñedos, que se arraigan en pronunciadas pendientes de pizarra laminada en la ladera sur de la Sierra de Almijara, hasta la sutil combinación del preciado mosto que emana de la pasa, uva soleada bajo la mirada del mar Mediterráneo-, nace BERAKHA, probablemente el mejor vino sacramental dulce moscatel del mundo.

La visión de DAYENU de acercar y fomentar el uso del vino como especie en la celebración del Santo sacrificio eucarístico nace del CONCILIO VATICANO II que a través de la Constitución Sacrosanctum Concilium sobre la Sagrada Liturgia, permite y alienta (abre la puerta a) la comunión eucarística bajo ambas especies, según determinación de la Sede Apostólica, como forma de participación más perfecta en la santa misa: “La comunión expresa con mayor plenitud su forma de signo, cuando se hace bajo las dos especies. Pues resulta más evidente el signo del banquete eucarístico” (Misal Romano, 240)


Con la intención de buscar la excelencia en este producto “De Genimine Vitis” – a partir del fruto de la vid-, en cuanto a intensidad, dulzura, color y calidad, dos familias al servicio de la Iglesia, con más de 15 años de experiencia en desarrollo comercial, a nivel nacional e internacional, decidieron aunar sus esfuerzos para lograr este fin.


Del exhaustivo análisis y estudio de los productos ya existentes en el mercado, con la colaboración de un ilustre bodeguero autóctono, poseedor de una dilatada experiencia de más de 30 años en la elaboración de excelentes caldos, en Cómpeta -comarca de la Axarquía de MÁLAGA-, teniendo como base primordial la uva MOSCATEL y siguiendo el más puro proceso artesanal -desde el cuidadoso mimo de los escarpados viñedos, que se arraigan en pronunciadas pendientes de pizarra laminada en la ladera sur de la Sierra de Almijara, hasta la sutil combinación del preciado mosto que emana de la pasa, uva soleada bajo la mirada del mar Mediterráneo-, nace BERAKHA, probablemente el mejor vino sacramental dulce moscatel del mundo.


PRODUCIÓN


competa-malaga.jpg

Vista panorámica de la localidad malagueña de Cómpeta



BERAKHA tiene su origen en Cómpeta, comarca de la Axarquía de Málaga, en la falda sur de la Sierra de Almijara (área protegida perteneciente al Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama), localidad que se extiende en busca del Mediterráneo por tierras alomadas y cubiertas de vides, de las que se extraen uvas MOSCATEL de primerísima calidad con las que se elaboran nuestros reconocidos caldos.


Cómpeta, situada a 638 metros sobre el nivel del mar, con un benigno clima mediterráneo, ha producido siempre las mejores pasas y los mejores vinos de la provincia de Málaga.


HISTORIA DEL VINO EN MÁLAGA


De antes del S. VII a.C. se encuentran vestigios de vino en Málaga, debido al desembarco de los Fenicios en sus costas, los cuales, tras traer vinos de distintas partes del mediterráneo oriental, decidieron colaborar en el cultivo de la vid con los habitantes de la zona y comenzaron la producción de vinos.


Más tarde, sobre el 600 a.C., los Griegos se establecieron en la mítica Mainake y enseñaron a sus habitantes diversas técnicas en el podado de las viñas.


De la Época Romana datan las cecas con representación de racimos de uvas que se hayan en las ruinas de Acinipo, que significa tierra de vinos, lo que nos muestra la importancia social de la producción vitivinícola y como esta comenzaba a formar parte del motor económico de esta zona. Prueba de ello es el descubrimiento de un depósito prismático de fermentación de la época encontrado a unos treinta kilómetros de Málaga.


En la Málaga Andalusí se llevó a cabo el cultivo de la vid para recolectar la pasa y obtener el preciado Xarab Al Malaqí, vino referenciado por los más afamados poetas de la época. Esta tradición pasera y su artesanal cultivo sigue siendo hoy en día un pilar fundamental en la producción de nuestros caldos.



En el que se puede considerar primer concurso de cata de la historia, la conocida como “Batalla de los Vinos”, en el año 1.224, el vino que represento a Málaga obtuvo el galardón de “Cardenal de los Vinos”.



Los habitantes de Málaga, recibieron, en el año 1.502, por parte de los Reyes Católicos, tierras y zonas de montaña para ser plantadas de viñas. Estas cédulas reales fueron ratificadas posteriormente en 1.608 por Felipe III, dando esto paso a la formación de la Hermandad de Viñeros, de la cual nació la Muy Ilustre, Antigua y Venerable  Hermandad Sacramental de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Viñeros, Ntra. Sra. del Traspaso y Soledad de Viñeros y S. Lorenzo Mártir, que todavía hoy procesiona las imágenes de sus titulares durante la tarde-noche del Jueves Santo por las calles de Málaga.


Unas cajas de vinos de Málaga fue el regalo que el embajador de España en Moscú regalo, en el año 1.791, a Catalina II, Zarina y Emperatriz de Rusia. Esta quedó tan asombrada de la exquisitez de estos caldos que eximió de impuestos a todos los vinos que, bajo el control de la Hermandad de Viñeros, llegaran a su Imperio provenientes de la provincia.


A finales del año 1.887, la filoxera – insecto parásito de la vid – acabó con la mayoría de las cepas, arruinando a los agricultores. Fueron necesarios más de treinta años para acabar con la plaga. La introducción de un nuevo injerto, resistente a la filoxera, propició el resurgimiento de la agricultura, y la replantación de todas las viñas, llegando incluso a ocupar lugares perdidos en el anterior siglo.


v018ma01.jpg

[Paseros de la Axarquia Malagueña, donde se “solea” la uva Moscatel para obtener las pasas.]




Vendimia en los escarpados viñedos que se arraigan en pronunciadas pendientes de pizarra laminada en la ladera sur de la Sierra de Almijara, comarca de la Axarquía de Málaga



Siglos de historia hasta llegar al 2.017, año en que nace BERAKHA, probablemente el mejor Vino Sacramental Dulce Moscatel del mundo.

Más
Mostrando 1 - 1 de 1 artículo
Mostrando 1 - 1 de 1 artículo

Menú

Código QR

Vistos recientemente

-